sábado, 15 de julio de 2017

Este día, en su lecho, sobre su cuerpo

Amanece un cielo cristalino
De azules de inocencia memorable
De cuando ser niño era ternura
De cuando ser adultos era el más grande sueño
Amanece un cielo cristalino
Y en su inmensa bóveda encuentro el nombre de ella
Un nombre que no se escribe con letras
Sino con brisa fresca y presagios de dicha incontenible
Es verdad que en ella mora la hermosura
Y que en sus ojos la niñez se quedó atrapada
Es verdad que en su risa lúdica 
Yace el encanto de mujer seductora
Pero también es cierto
Que en su alma soñadora
En su corazón bravío que ama y se entrega
Arde la nobleza con el frenesí de sus pasiones inconfesables
Yo la quiero
Ella sabe que la quiero 
Como solo quieren los malqueridos
Pero yo la quiero porque al final de cuentas
Yo también me quiero y ella es mi anhelo
Este día que amanece con el júbilo de las primeras veces
Ella que es mi cielo viene al oficio
De las ceremonias del alma y del cuerpo
Y yo he alzado altar a su nombre
Y sobre el fuego de la ofrenda he colocado
Los suspiros de mi pecho
Los besos de mi boca
Y los desafueros de la otra cara del cariño

Este día, en su lecho, sobre su cuerpo
Gota a gota me disuelvo…

Enlaces de descarga de mis libros: 
El Hijo Bastardo del Diablo en digital: relinks.me/B01KANMD60  
El Hijo Bastardo del Diablo en papel: relinks.me/1537001760 

Límite Difuso en digital: relinks.me/B014M3STJ4 
Límite Difuso en papel: relinks.me/1517684587