sábado, 10 de junio de 2017

Mi mayor fantasía

Mi fantasía más atrevida, inalcanzable todavía, es observar a una mujer. Descifrarla primero mediante el escrutinio, en su hábitat natural, sin el asedio del tiempo, sin la irreverencia de las palabras.
La desnudez de su cuerpo sería entonces el reflejo de la conquista de la desnudez de su alma.