lunes, 18 de enero de 2016

Asalto

Y un día,
Cuando menos lo esperes,
Te sorprenderás pensando en mí.

Me pasé el fin de semana intentando escribir algo. Quería algo romántico, o que al menos rozara el corazón al leerse, pero también que tuviera fuerza, contundencia, como un rayo de luz que irrumpe en la oscuridad tomando a todos por sorpresa; pero el lunes llegó y yo seguía sin escribir nada hasta que la frase misma me zarandeó sin previo aviso. Fue algo simple, y al cuestionar a las musas por la simpleza aparente del verso me ordenaron complementar la idea con el título. De modo que aquí tenemos esto “Asalto”.